Torta Sacher

Torta Sacher, deliciosa, famosa y conocida en todas partes del mundo creada por Franz Sacher, chef pastelero del mariscal Metternich, en el año 1832.
Esta deliciosa torta recién fue reconocida 1876 cuando su hijo fundó el famoso Hotel Sacher en Viena.
La versión que predominó fue la defendida por el Hoter Sacher de rellenarla al medio con mermelada de damascos y cubrirla con la misma mermelada y bañarla con chocolate.

  • 1 taza de manteca pomada
  • 60 gr. de azúcar flor, (impalpable,  glas, lustre, pulverizada)
  • 6 yemas
  • 200 gr. de chocolate semiamargo
  • 1 taza de harina
  • ¼ taza de almidón de máiz
  • ½ cdita de bicarbonato
  • 3 cditas de polvo de hornear
  • 1 cdita de café soluble
  • ½ cdita de canela
  • ¼ taza de cacao amargo
  • 6 claras
  • 60 gr. de azúcar flor
  • ½ taza de almendras procesadas
Relleno y Baño
  • Mermelada de damasco
  • ¼ taza de leche
  • 200 gr. de chocolate cobertura
  • 50 gr. de mantequilla

Mezclar hasta integrarlo.

Cernir todos los ingredientes secos, harina, almidón, bicarbonato, polvo de hornear, café, canela y cacao.

Volcar el agua caliente del chocolate y agregar el chocolate blando a la preparación anterior.

Batir las claras con azúcar hasta que el merengue quede firme.
Agregar la mitad del merengue a la preparación anterior, mezclando bien hasta incorporarlo.

Se forra el fondo con papel blanco.

Se vuelca la preparación en las dos torteras y se lleva a cocinar a un horno bajo a 160ºC durante 35 minutos, hasta que las tortas estén cocidas.
Se retiran y se enfrian sobre rejilla.

Poner el chocolate en un recipiente y cubrirlo con agua caliente. Tapar el recipiente y dejarlo en descanso sin tocar.

Batir la manteca hasta que quede blanca y cremosa.

Agregar azúcar y continuar batiendo, hasta que esté incorporada. Mezclar aparte las yemas, incorporarlas de a poco al batido.

Añadir los ingredientes secos, las almendras molidas, el resto del merengue en forma lenta y envolvente.

Se emplea para cocinarlas 2 torteras de 26 cm. de diámetro.

Se unen con la mermelada de damasco calentada un poco para facilitar la distribución.
Se cubre apenas, toda la torta, con algo de la mermelada.

Baño

  1. Picar el chocolate. Calentar la leche y volcarla sobre el chocolate.
  2. Mezclar hasta que esté disuelto. Mantener a baño María y agregar la manteca pomada.
  3. Mezclar hasta incorporar la manteca.
  4. Poner un poco del baño en un cucurucho de papel.
  5. Volcar el resto sobre la torta cubriéndola totalmente.
  6. Escribir con el cucurucho la palabra Sacher en el medio.

Tarta Sacher

Receta de Tarta Sacher
  • 175 gr. de azúcar
  • 175 gr. de mantequilla
  • 7 huevos
  • 175 gr. de chocolate amargo
  • 50 gr. de almendras molidas
  • 100 gr. de harina
  • mermelada de albaricoque
Cobertura
  • 150 gr. de chocolate de cobertura
  • 2 cdas de mantequilla
  • 4 cdas de nata líquida
  • harina 
Decoración
  • almendras
  • frambuesas
  • hojas de menta

Bate la mantequilla con el azúcar. Incorpora una a una las yemas sin dejar de batir. Funde el chocolate, déjalo templar e incorpóralo.

Mezcla la harina con las almendras y agrégalas a la crema anterior con movimientos envolventes. Utiliza una varilla manual. Incorpora las claras a punto de nieve suavemente.

Unta un molde desmontable, con mantequilla y espolvórealo con harina. Vierte la mezcla y hornea a 175ºC durante 10 minutos.

Baja la temperatura a 165ºC, hornea durante 30 minutos más. Deja templar y desmolda. Corta la tarta en dos capas, extiende la mermelada de albaricoque en la inferior. Tápala con la otra capa de bizcocho.

Funde el chocolate, agrega la mantequilla, disuélvela y agrega nata líquida. Cubre la tarta Sacher y decórala con almendras, frambuesas y hojas de menta.

Antes de servir, introdúcela en el frigorífico para que el chocolate se endurezca.

Sachertorte

Batter
  • 130 grams (4.59 ounces) butter
  • 130 grams (4.59 ounces) dark chocolate
  • 100 grams (3.53 ounces) powdered sugar
  • 6 eggs
  • 80 grams (2.82 ounces) white sugar
  • 130 grams (4.59 ounces) flour
  • apricot marmalade

Icing

  • 150 grams (5.29 ounces) chocolate
  • 75 grams (2.65 ounces) coconut shortening

Batter

Preheat the oven to 180-200°C.

Melt chocolate and butter in a double boiler over hot water (Bain Marie, “im Wasserbad”). If you do not have a double boiler you can also use a normal pan filled with water and with a smaller pan in it. Remove from heat and let the mass cool.

Add the powdered sugar and the egg yolks little by little while carefully stirring.

Beat the egg whites and add the white sugar. Mix into the batter and add the flour gradually while constantly stirring.

Pour batter into a greased spring form pan. Bake at 165°C for 50 to 60 minutes.

Allow the cake to cool completely before removing from pan and before icing.

Once cool remove the cake from pan then slice horizontally. Insert a filling of pureed jam between the layers.

Icing

Melt chocolate and coconut shortening in a double boiler over hot water and cover the top and sides of the cake with the warm (not hot) icing.

 

La mejor tarta de chocolate del mundo

Corría el año 1832, cuando un aprendiz de cocina vienés de 16 años, Franz Sacher, para satisfacer una imperiosa orden del poderoso conde y príncipe de Metternich-Winneburg, tuvo la inspiración de crear la tarta de chocolate más famosa del mundo: La Tarta Sacher.

El “dulce secreto” de la Sacher-Torte y su Hotel

RECETA PROTEGIDA

Cuando Franz Sacher, tuvo la idea de preparar un pastel ligero de chocolate, con una capa de mermelada de albaricoque, y cubierto de chocolate glaseado, nunca hubiera pensado que ese pequeño postre se convertiría en una especialidad nacional austríaca, conocida y apreciada en todo el mundo, después de 170 años, la receta del pastel original “Sacher”, sigue siendo secreta.

Pensando en unos pasteles recién elaborados, pero esa vez añadiéndole una variante, ese componente de mermelada de albaricoque que lo hacía original …y otras cositas más que nunca fueron divulgadas!

Así nació la Sacher-Torte.

Hotel Sacher

Situado en el corazón de la ciudad, justo detrás de la Ópera de Viena, el hotel Sacher lleva 2 siglos relacionado con la historia de Austria y continúa atrayendo a grandes personalidades del mundo, inmortalizadas en su galería de retratos y autógrafos, que alberga nombres tan famosos como el de los tenores Luciano Pavarotti y Plácido Domingo, el maestro Leonard Bernstein, Indira Gandhi, John F. Kennedy, Ernest Hemingway o Isabel Allende; entre muchas otras personalidades que algún día ocuparon alguna de las 152 habitaciones y suites con las que cuenta el establecimiento.

Historia de una casualidad

Cuenta la historia que el influyente príncipe Clemente Lotario Wenceslao de Metternich –Canciller del Imperio austro-húngaro que llegó a ser árbitro de Europa– un buen día en el que precisamente su jefe de cocina se encontraba enfermo, pidió o mas bien exigió a su servicio para esta misma noche “un postre especial para unos importantes invitados, del que no me tenga que avergonzar”.

Ante la ausencia del cocinero, el aprendiz tuvo que improvisar una receta que, ingeniosa o milagrosamente, de momento salvó la situación.

Corría el año 1832, en plena época del Biedermeier vienés, en la corte del Principe Wenzel Clemens Metternich, todavia omnipotente cochero de Europa, él emitió la orden de crear un postre particularmente delicioso para deleitar a un grupo selecto de sus invitados, gente de alta clase y caprichosos, encargando al mayordomo de proporcionárselo, pasó la orden a la cocina de preparar algo “muy especial”, sin dar los mínimos detalles.
Pero el resultado obtuvo tanto éxito entre los asistentes, que no sólo encumbró a su creador, sino que le otorgó unos buenos beneficios económicos que le permitieron, pasados unos años, pagarle los estudios de hostelería en París a su hijo Eduard, quien en 1876 llegó a fundar el hotel que adquiriría también fama tras su muerte y que gracias a la habilidad de su viuda, Anna Sacher, logró atraer a lo más selecto de la aristocracia, la alta burguesía y la política del país.

Escenario cinematográfico

El Hotel Sacher ha sido el lugar donde el autor británico Graham Green escribió el guión de la película El Tercer Hombre, una de cuyas escenas se rodó en el escenario del hall de acceso al establecimiento.

O el espacio que sirvió de inspiración a escritores como John Irving, que lo evoca en su novela El Hotel New Hampshire, o al músico John Lennon y su esposa Yoko Ono que lo eligieron en 1969 para presentar el documental Violación.

360.000 unidades vendidas cada año

Muchos han disfrutado durante más de un siglo del placer de probar la célebre tarta Sacher original, de la que dicen elaborar más de 360.000 unidades al año.
Un suave bizcocho de chocolate, recubierto de un exquisito baño también de chocolate y con una fina capa de mermelada de albaricoque en su centro, que se sirve con nata neutra montada y acompañado de un “Mélange Vienés”, el típico café con leche pariente cercano del italiano “Capuccino” que además se vende para llevar en 4 tamaños diferentes en la moderna confitería situada en el mismo edificio del hotel, en plena Kärntner Strasse, una de las principales avenidas peatonales de Viena.

4 thoughts on “Torta Sacher

  1. La Sachertorte, más comúnmente llamada Sacher, es una tarta austriaca de chocolate considerada la especialidad nacional.
    Receta [editar]La tarta Sacher consiste en dos capas de bizcocho de chocolate con una fina capa de mermelada de albaricoque en el centro, y recubierta por encima y los costados por una capa de chocolate glaseado negro. La gruesa capa que la cubre permite que se conserve períodos de tiempo largo. Tradicionalmente, se suele acompañar de nata montada. Muchos vieneses, en efecto, consideran la Sachertorte demasiado “seca” como para comerla sola. Hoy en día hay muchas versiones de la receta, sin embargo la receta original sigue siendo un secreto muy bien guardado.
    La propiedad de la receta no ha estado ajena a problemas que han llegado hasta la corte de Viena. Una vez un pastelero vienés se enfrentó con el Hotel Sacher para reclamar el derecho de la receta, sin embargo luego de siete años en tribunales, se dio la razón al Hotel Sacher.
    La Sachertorte original está protegida por marcas de fábrica y es fabricada con ingredientes naturales y sin conservantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s